De miedos, pasiones y rinocerontes dantescos

•21 noviembre 2011 • 2 comentarios

sights

(…) E. Hemingway: ¿Ha hecho el amor alguna vez con alguna mujer increíble?

Gil (Woody Allen alter  ego): La verdad es que mi prometida es bastante sexi…

E.H: Y cuando hacer el amor con ella, siente una pasión hermosa y verdadera…¿y al menos en ese momento le pierde el miedo a la muerte?

Gil: No, no suele ocurrirme…

E.H: Creo que el amor que es verdadero y real crea una tregua con la muerte. La cobardía viene de no amar, o no amar bien, que es lo mismo. Cuando el hombre que es verdadero y valiente, mira cara a cara a la muerte como los cazadores de rinocerontes que conozco, es que es valiente de verdad. Porque como aman con suficiente pasión, apartan a la muerte de su mente. Hasta que vuelve, como hace con todos los hombres…

Y ya es hora de volver a hacer el amor de verdad…Piénselo bien (…)

(Midnight in Paris, Woody Allen, 2011)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Me parece increíble que haya pasado casi un año desde mi último escrito (me disculpo) y más extraño (y gratificante) aún me resulta comprobar la antítesis perfecta de un escrito con el otro.

Ahora quizá comprenda mejor la obra del señor Alighieri, y a pesar de haber sido sentenciado, pasé por los 9 círculos dándome cuenta que no encajaba, bajo mi sorpresa, en ninguno de ellos.  Al fin y al cabo entendí que, aunque la sentencia sea externa, la culpa es personal, y la expiación algo público, que son cosas diferentes.

Y será porque Hemingway y Woody Allen hoy me han terminado de dar la razón, porque únicamente encuentro sexual la muerte bajo un techo abuhardillado o porque ya no me reconozco en mis escritos anteriores, ya era hora de volver (perdón) empezar a hacer el amor de verdad y ahogar el miedo entre miradas de madrugada, sonrisas de buenos días y te quieros de buenas noches.

Como dijo un gran poeta,  “hoy me miré al espejo con los ojos de quién me odia y me sentí eufórico”, pero puestos a ser el reflejo de los ojos de alguien, prefiero el prisma que dibuja mi figura en los tuyos verdes.

De besos perfectos y ajenos…

•1 diciembre 2010 • 1 comentario

Doisneau

 

Hoy recordé aquella famosa foto de Doisneau, “El beso”,  y me di cuenta que el prematuro invierno teñido de blanco es una estupenda postal para compartir con alguien al que poder dar un beso así…

Más tarde supe que la fotografía había sido preparada. Que todo era un engaño. Y la magia se acabó, como se acaba la nieve con el calor, como todo lo que, irremediablemente…se acaba.

Hoy sentí celos de esos besos primerizos, de los que se dan sin reservas y en los que se pierde la noción del tiempo y , en ocasiones,  los papeles…

Hoy pensé que maravillosos son los besos, aún cuando ni ellos mismos se percatan de que, tarde o temprano, acabarán volviéndose falsos…

Hoy ha sido un mal día para estar solo…siento pagarlo con usted.

De series míticas rozando la erudición…

•14 julio 2010 • 3 comentarios

seinfeld

Dicen que cuando no tienes nada mejor que decir o que escribir, si has de hacerlo, es mejor copiar a alguien sabio, alguien remarcable…Como últimamente apenas escribo y lo único que veo son series, me gratifica ver que encuentro en ellas todo lo que mi escasa vida social puede regalarme….Disfruten con Seinfeld y uno de sus monólogos finales:

“Cuando te mudas, el mundo entero se convierte en cajas, solamente piensas en cajas, vas buscando siempre cajas, entras a las tiendas preguntando: ¿Tienen alguna caja vacía? ¿Has visto por aquí alguna caja?

Ni siquiera hablas con la gente, no puedes concentrarte…¡Cállese estoy buscando cajas!

Al cabo de un tiempo dominas el terreno, puedes hasta olerlas (…) ¡Estoy obsesionado es que me vuelve loco el olor a cartón por las mañanas!

Vas a un funera y ves a la gente llorando…ves el ataúd y piensas….¡es una bonita caja! ¿sabe alguien de aquí donde se ha comprado esa bonita caja? ¿me la prestará cuando ya no la necesite? Tiene unas asas estupendas….

Eso es la muerte en realidad, es la última gran mudanza de nuestra vida: el coche fúnebre es como el camión; los que te echan una mano son tus amigos, los únicos que pueden echarte una mano en una mudanza tan crucial; el ataúd es la caja grande y perfecta que has buscado toda tu vida, el único problema es que cuando la encuentras, estás muerto…”

Como dijo aquel taxista al álter ego de W. Allen en “Anything Else”: “Eso es….como todo lo demás…”

Piénsalo Folk.

De filosofías reiterantes…

•27 diciembre 2009 • Dejar un comentario

I had a dream….dijo Martin Luther King en una ocasión. Yo tuve uno esta noche difícil de interpretarse per se, aislado de variantes, derivadas y complejas relaciones psíquico-matemáticas… Tuve que recurrir a Nietzsche, a la religión, a la linealidad del tiempo, a la fugacidad del momento y a la inutilidad del sufrimiento… Y resultó que todo estaba en Internet…

Nietzsche consigue con esta tesis hacer de la vida lo Absoluto. “¿Qué sucedería si un demonio… te dijese: Esta vida, tal como tú la vives actualmente, tal como la has vivido, tendrás que revivirla… una serie infinita de veces; nada nuevo habrá en ella; al contrario, es preciso que cada dolor y cada alegría, cada pensamiento y cada suspiro… vuelvas a pasarlo con la misma secuencia y orden… y también este instante y yo mismo… Si este pensamiento tomase fuerza en ti… te transformaría quizá, pero quizá te anonadaría también…¡Cuánto tendrías entonces que amar la vida y amarte a ti mismo para no desear otra cosa sino ésta suprema y eterna confirmación!”

El sabor de mi tostada navideña le sigue dando la razón a Zaratustra….”Feliz” Navidad…..

De estancamientos nostálgicos…

•9 octubre 2009 • 2 comentarios

24bn

Hay días en los que no es aconsejable cumplir años…….

Tomé la píldora roja mucho antes de que Morpheo la suministrase a  un salvador virtual,; conocí el amor antes de leer las rimas de Becquer y el hastío antes de que Lester Burnham esparciera su sesera por aquella cocina de diseño…

Me enamoré de Nueva Amsterdam antes de conocer la obra de Allen Stewart Konigsberg y las novelas existenciales antes de acostarme con Kafka. Las repercusiones del alcoholismo entraron en mi vida mucho antes de descorchar la primera botella y hace tiempo que comprendí que la depresión es un mal mucho más común que la gripe. (A, B o C)

La puntualidad de los primeros rayos matutinos sigue produciéndome el mismo efecto irritante , me estremezco igualmente al volver a oler ese mismo perfume de chiquilla y jamás podré negarme a fotografiar una puesta de sol desde mi azotea….

He contado 365 días este último año, no se escapó ninguno de entre mis dedos y a la vez se me fugaron todos hoy al ver que sigo guardando en aquel cajón olvidado todos y cada uno de los propósitos del pasado otoño….fielmente incumplidos…..

Sigo apostando 10 a 1 en cada parcela de mi existencia…y no me queda nada más que hipotecar….

Feliz Cumpleaños….

De tributos tardíos…(discúlpenme)

•18 septiembre 2009 • Dejar un comentario

No se puede elegir solo un poema, solo un cuento, solo un párrafo…

Y por supuesto, sería irrespetuoso comentar una obra tan sublime…

Hoy simplemente me fijé en este fragmento….vi algo especial en él…disfruten.

Utopía

Sin querer me metí en una utopía

y no pude salir

íbamos hacia el cielo el mar el monte

y no pude salir

creábamos futuro a ras del alma

y no pude salir


la utopía volaba y nadaba y corría

era ella por sí misma un universo

y no pude salir


en medio de la noche la utopía

se alteró/ se hizo suerte

convirtió a la memoria

en un pobre arrabal

y no pude salir


cuando al fin/ no sé cómo

salí de aquel ensueño

la utopía hechicera ya no estaba

y el mundo me ofrecía

mal humor y abandono.

M. Benedetti

De globos rojos y niños penitentes…

•1 septiembre 2009 • Dejar un comentario

El vuelo del globo rojo - 300_1

No sé de donde me vino la imagen…ni cómo si quiera la videoteca prefabricada de mi cerebro escogió esa galería para ilustrarme, tal día como hoy, lo fácil que es pasar al otro lado…

Desde entonces he sido incapaz de borrar de mi memoria a corto plazo la primera secuencia de “Le Voyage du Ballon Rouge” de Hou Hsiao Hsien, (francesa según las leyes, oriental en su espíritu y forma) y que pone a Juliette Binoche a las órdenes del realizador taiwanés para ofrecer algo más que tableux vivants parisinos otoñales…

Y es que no me ha sido posible, en ningún momento, dejar de evocar la imagen impávida de Simón asido a la barandilla de la boca de metro,  intentando convencer con promesas y delirios de realidad al globo para que volviera a su diminuta mano alzada. Fiel a su naturaleza, el globo siguió un torpe y tímido ascenso, empujado por el cierre de las puertas de aquel metro donde Simón, con medio rostro pegado a la ventanilla, veía como se separaban sus caminos…

Un niño y su globo rojo.  Me puede la inocencia (interrumpida?) en las últimas semanas…y casi cierro la edición escapándoseme el pensar que el globo, como todo en esta vida…tiene que subir…para después bajar…

Pero seamos sinceros…¿quién quiere/puede/se conforma con esperar?…